14 Remedios caseros para la amigdalitis

Remedios caseros para las anginas
Remedios caseros para las anginas
Remedios caseros para las anginas

El lector podrá encontrar información valiosa en este artículo relativa a remedios caseros para la amigdalitis o anginas. Previamente se hablará un poco de que es la amigdalitis, causas de las amígdalas inflamadas, síntomas, entre otros. Adicionalmente se definirán más puntos relacionados con esta patología común entre niños, jóvenes y adultos.  Así que continua leyendo para esclarecer varias dudas que las personas usualmente tienen.

¿Qué es la amigdalitis?

¿Qué es la amigdalitis?

¿Qué es la amigdalitis?

Se define como la inflamación o hinchazón de las amígdalas. Estas últimas son un tejido con forma de “almohadilla” ubicado en la parte posterior de la garganta. Son de forma ovalada y se encuentran una en cada lado. Adicionalmente a la inflamación esta enfermedad también genera dolor y dificultad al tragar.

La amigdalitis también se conoce como “amígdalas inflamadas” o “anginas”. Comúnmente las personas que han padecido esta condición se han recuperado con o sin medicación. En más del 35% de los casos los síntomas desparecen en tres días.

¿Cuáles son las causas de las amígdalas inflamadas?

Las causas de las amígdalas inflamadas son variadas y se originan por agentes externos. La infección de las amígdalas puede ser producida por un virus o una bacteria. Se puede contagiar de persona a persona a través de la tos, los estornudos y las secreciones nasales.

En infantes y lactantes el virus de la influenza o resfriado común produce en ellos amigdalitis crónica. En cuanto a jóvenes y adultos las causas pueden ser virus, bacterias, estreptococos o neumococos. Puede padecerse de amigdalitis en cualquier época del año, pero los meses de invierno elevan la probabilidad de contagio.

¿Cuáles son los síntomas de la amigdalitis?

Es importante identificar correctamente cuales son los síntomas de la amigdalitis y así combatirlos. Dichos síntomas varían entre lactantes, niños, adolescentes y adultos. Entre los comunes o generales se pueden mencionar:

  • Dificultad para tragar alimentos y beber líquidos.
  • Dolor en los oídos.
  • Elevación de la temperatura corporal acompañada de escalofríos.
  • Cefalea o dolor de cabeza.
  • Dolor y sensibilidad localizados en la faringe (garganta) y en la mandíbula.
  • Manchas amarillentas o blanquecinas en las amígdalas.
  • Tos.
  • Dolores a nivel corporal.
  • Congestión nasal.

En el caso de lactantes los signos varían un poco. Esto debido a que el bebé no posee la capacidad de comunicarse verbalmente (hablar o escribir). Por esa razón, algunas señales de padecimiento pueden incluir:

  • Babeo excesivo generado por la dificultad o dolor al tragar.
  • Rechazo a ser alimentado.
  • Se irrita con más frecuencia y facilidad de lo habitual.

¿Qué es bueno para la inflamación de las amígdalas?

Existen distintas soluciones que son óptimas para ayudar con la inflamación de las amígdalas. Aunque lo que se quiere en toda ocasión es erradicar el dolor, ir al médico no es la única solución.

Efectivamente existe un tratamiento para la amigdalitis, así como medicamentos que son buenos para las anginas y remedios caseros. Cada una estas alternativas serán analizadas a continuación.

¿Cuál es el tratamiento para la amigdalitis?

El tratamiento a ser aplicado para la inflamación de las amígdalas cambia en base a los síntomas, causa y evolución. Una vez identificados estos tres factores, se puede acudir a remedios caseros para la amigdalitis, fármacos u operaciones quirúrgicas.

Si la amigdalitis es aguda se recomiendan medicamentos analgésicos y antipiréticos (ideal para disminuir la fiebre).  Esto lo receta el médico para aliviar el malestar general de la persona que padece esta condición patológica.

Se recomienda sobremanera ingerir alimentos blandos que no sean picantes ni muy condimentados y beber mucho líquido (tibio). También evitar tomar gaseosas cambiando esta opción por agua, infusiones herbales y zumo de fruta. El tabaco debe dejarse de lado porque la nicotina agrava los síntomas y no ayuda en nada.

Si la amigdalitis es bacteriana (producida por bacterias) suelen ser recomendados los antibióticos. Ahora, si este tipo de amigdalitis presenta el mismo conjunto de síntomas de forma recurrente, lo  óptimo sería una amigdalectomía.

Si es el caso de la amigdalitis crónica, la solución definitiva sería la extirpación quirúrgica de las amígdalas (amigdalectomía). Así se evitan al paciente molestias futuras relacionadas con la amigdalitis u otras enfermedades asociadas.

¿Qué medicamento es bueno para las anginas?

La farmacología expande nuestros horizontes para hallar soluciones a la inflamación de las amígdalas. Entre los medicamentos buenos para las anginas tenemos:

  • Antiinflamatorios: A pesar de reducir la inflamación de las amígdalas, también funcionan como analgésicos. También poseen propiedades antipiréticas. Pueden ser paracetamol o ibuprofeno.
  • Pastillas: El sencillo pero efectivo efecto de las pastillas consiste en la estimulación de producción de saliva. Cuando la persona las chupa, mantiene la garganta húmeda. Ideal sería elegir aquellas pastillas que posean anestesia o que sean simplemente refrescantes, con eucalipto o mentol.
  • Aerosoles: Su efecto es similar al de las pastillas. Por sí solo no va a erradicar los síntomas de la enfermedad, pero si los apaciguará sobremanera. El “fenol” es un componente activo que poseen algunas marcas de aerosoles, que tiene propiedades bacterianas.
  • Jarabe para la tos: Ideal para aliviar los dolores producidos por las anginas. Su efecto es igual al de los aerosoles y las pastillas, proporcionando alivio temporal. A su vez produce somnolencia, por lo que se recomienda tomarlo en las noches antes de dormir. Algunos vienen con analgésicos y antihistamínicos incluidos.

Remedios caseros para las anginas o amigdalitis

Remedios caseros para las anginas

Remedios caseros para las anginas

Los remedios caseros para la amigdalitis son fáciles de obtener y hacer. Los ingredientes y las recetas para prepararlos son variadas pero sencillas. Por ello muchas personas optan por los remedios caseros en vez de los fármacos. A continuación se presentará una lista con 14 remedios caseros para las anginas.

#1 Batido multivitamínico

Este batido multivitamínico alivia enormemente las molestias causadas por la inflamación de las amígdalas. Adicionalmente a ello este poderoso antibiótico natural puede combatir resfriados y congestiones nasales.

Se necesita zumo de naranja, guayabas, dientes de ajo, cebolla y miel. Se pican las guayabas y los ajos para luego combinarlos con el zumo de naranja. Luego se le adiciona una rodaja de cebolla y miel. Se licua todo hasta que queda una mezcla homogénea y se consume.

#2 Borraja y miel

Una excelente combinación para combatir la inflamación de las amígdalas es sin duda la borraja y la miel. Todo lo que se necesita para preparar este remedio casero es agua, una pequeña cantidad de borraja y miel.

Primero se hierve  un litro de agua con la borraja hasta que quede reducido a un tercio. Después se cuela, se añade miel y listo. Con esto se hará un enjuague bucal cada tres horas.

#3 Manzanilla y salvia

Considerado por muchos como una combinación magistral, la manzanilla y la salvia no podían faltar. Se necesita una cucharada de flores de manzanilla, otra de salvia y una taza de agua.

Se calienta el agua hasta que entre en ebullición, luego se agrega la manzanilla y la salvia. Se deja hervir por cinco minutos, se retira de las llamas, se tapa y se deja reposar unos 15 minutos. Finalmente se cuela y cuando esté tibio se hace gárgaras cada 2 horas.

#4 Rábano, piña y ajo

El rábano, la piña y el ajo son ideales para hacer un batido que solucione la inflamación de las amígdalas. Es necesario un rábano maduro, unas rodajas de piña, dientes de ajo y agua. En el vaso de la licuadora se agrega el agua y el resto de los ingredientes. Se mezcla bien hasta que quede un batido homogéneo y se consume de una vez.

#5 Salvia y saponaria

La salvia y la saponaria son hierbas benéficas que alivian diversos tipos de dolor. Adicionalmente a estas hierbas se necesita una taza de agua y un poco de miel. Se calienta el agua con las hierbas por 5 minutos y luego se deja reposar otros 10 minutos. Después se cuela, se endulza con miel y se toma tibio.

 #6 Agua, sal y limón

El potente poder del limón, en conjunto con la sal, es sumamente benéfico para la amigdalitis. Se necesita zumo de limón, un poco de sal y ¼ de agua. Todo lo que debe hacerse es combinarse todo y hacer gárgaras en la mañana y en la noche.

#7 Romero, vino blanco y miel

El romero, el vino blanco y la miel tienen propiedades capaces de erradicar el virus alojado en las amígdalas. Es necesario unas cucharadas de romero seco, una copa de vino blanco y miel. Primero se calienta el vino con el romero, luego de que hierva se retira del fuego y se tapa. Finalmente se cuela, se mezcla con miel y se hacen gárgaras 3 veces al día.

#8 Leche y arcilla

Se puede elaborar una especie de ungüento para uso tópico con leche y arcilla. Se calienta ¼ de leche con tres cucharadas de arcilla hasta conseguir una pasta blanda. Luego se coloca sobre una tela y se coloca en el cuello antes de que se enfríe.

#9 Higos y miel

El jarabe obtenido de la combinación entre el higo y la miel es fenomenal. Se ponen a calentar 3 higos pelados y troceados con agua y un poco de miel. Se remueve con una cuchara de madera hasta que espese. Se debe tomar una cuchara en ayunas, otra al mediodía y una antes de dormir.

#10 Bicarbonato de sodio y limón

El bicarbonato de sodio y el limón son ideales para eliminar el pus en las amígdalas. Sólo se necesita una cucharada de bicarbonato de sodio y limón. Se mezclan y con eso se hacen gárgaras mínimo 3 veces al día.

#11 Tomillo, miel y limón

Se prepara una grandiosa infusión combinando tomillo, limón y miel con agua. Sólo se hierve el agua con el tomillo por 5 minutos, luego se deja reposar 5 minutos más. Después se cuela, se le añade el limón y la miel y listo.

#12 Orégano

El orégano se caracteriza por ser un buen antiséptico y antiinflamatorio para la amigdalitis. Simplemente se hierve media cuchara de orégano en una taza de agua y se deja que repose. Con eso se pueden hacer gárgaras o tomarlo como un té.

#13 Ajo

Un excelente remedio natural para combatir las anginas es el ajo. Tiene propiedades bactericidas y es efectivo contra infecciones e inflamaciones. Sería conveniente consumir un diente de ajo con agua en ayunas para disminuir la inflamación de las amígdalas.

#14 Salvia y pimienta de cayena

Este remedio es ideal para contrarrestar los efectos de las anginas. Para prepararlo, se hierve una cantidad moderada de salvia y pimienta de cayena. Luego se deja reposar y se hacen gárgaras con eso varias veces al día. Es un remedio casero cuya efectividad no deja lugar a dudas.