El acné vulgaris es el tipo de acné popular entre adolescentes, conocido mayormente como granos, espinillas o pepas. También, son odiadas por todo su público por dar la imagen de suciedad, impureza y desagrado a su portador. El acné no respeta la edad por lo tanto se puede presentar en adultos, personas mayores y, aunque poco común, en niños y bebés.

Los productos que la industria medicinal nos ofrece suelen contener químicos y ser hasta absurdamente caros. Sacan una línea y buscan que el usuario compre cada producto de la línea ofreciendo cada uno de ellos atacar un aspecto diferente del problema, garantizando que el conjunto de todos ellos te dará el cutis perfecto. Todo esto es mercadotecnia que al final nuestra desilusión es mucha con  su poca efectividad.

Así que en vez de gastar nuestro dinero con estos productos, es mucho mejor irse por lo orgánico, natural y genuino que viene siendo también barato en comparación. Estos productos naturales con auténtica efectividad  son la base de muchos productos químicos anti acné, por eso al utilizarlos sin modificaciones y directamente en la zona afectada estamos garantizando a nosotros mismos la solución al acné.

Muchos de estos productos naturales los tenemos en casa como complementos para las comidas. Y algunos otros un poco menos comunes son fáciles de encontrar dando una pequeña vuelta por el mercado local.

 

Recomendaciones antes de aplicar el tratamiento

La piel con acné necesita, además de las mascarillas, cuidados especiales.

  • Lavarla: Para los casos de acné normal- medio, máximo lavarla dos veces al día con un jabón necesariamente neutro. Para los casos crónicos no usar jabones sino tónicos. En el artículo encontraras un tónico perfecto para este tipo de acné.
  • Hidratarla: Nuevamente, dos veces al día, incluyendo al acné tipo crónico. Evita frotar la piel, apretar o romper los granos.
  • Exfoliarla: Una o dos veces a la semana y con intensidad dependiente del tipo de piel y tipo de acné. Hacerlo únicamente de noche.

La clave para conseguir eliminar el acné del cual sufrimos está en mantener una constancia y ser pacientes pues nada tiene de milagroso.

 

Remedios caseros para el acné

A continuación se verán las mascarillas, alimentos y remedios caseros para el acné fácil y rápido de preparar. Especificará también las propiedades, beneficios y consecuencias de dicho remedio, como también precauciones.

Remedios caseros para el acné

Remedios caseros para el acné

Estos remedios caseros ayudarán a la zona afectada a estar siempre desinfectada purificando las toxinas. Además, las estadísticas de éxito que tienen son altísimas gracias a las miles de personas que los intentan. Esta fama se la han ganado por pasar de generación en generación y estar en la boca de las abuelitas del mundo.

Agua de sal sustituyente del jabón

Como te decía antes en la sección de recomendaciones, hay algunos casos en la que no es recomendable usar ningún jabón para la zona afectada con acné. Aunque también puede ser cosa de preferencia utilizarla, no importa si el tipo de acné es normal.

Este tónico consta de agua salada. Utilízalo tibio para limpiar tu rostro o el área afectada por acné en la mañana, enjuagándo inmediatamente solo con agua, ya que exponer el área afectada a la sal por mucho tiempo o bajo el sol puede causar irritación, manchas y ardor.  Luego por la noche, dejándolo un par de minutos actuar y enjuagar con agua fría.

Este es recomendable como sustituyente a cualquier jabón por ser un poco más gentil con la piel y más efectiva directamente con el acné. El jabón reseca y puede llegar a empeorar el asunto, a comparación del remedio casero práctico.

Si tu piel es más sensible, puedes mezclar el agua salada con agua de rosas.

Jugo de limón

Económico como ninguno, el limón está disponible para el alcance de todos. Solo necesitas contarlo por la mitad y utilizar una de las dos mitades exprimiéndolo en algún recipiente y aplicarlo con algodón, o bote con rociador. Puedes mezclarlo con miel, canela clara de huevo o yogurt. Teniendo en cuenta la alta acidez de esta fruta, es necesario tener precauciones.

Para las pieles altamente sensibles, aplicar este remedio máximo dos veces  por semana. No utilizarla de manera simultánea con el tónico de agua salada, aplicar únicamente de noche, y mezclado con agua de rosas o agua sola.

El maravilloso Aloe Vera

Tiene la característica de ser un potente cicatrizante. Así que es útil para este tipo de problema con el acné. El cristal ya extraído de la penca lo puedes conseguir y en tiendas naturales pero si tienes una planta de Aloe Vera cerca no desperdicies la oportunidad de darle uso. Corta la penca de sábila o aloe vera, quítale el cristal con ayuda de un cuchillo y límpialo de la babosidad amarilla maloliente. Aplícalo en tu cara dos veces al día y mantenlo por la mayor cantidad de tiempo.

Ajo

El ajo es un remedio casero reconocido y recomendado. Tiene propiedades antibacterianas y además puede hacer desaparecer las cicatrices. El método más fácil para utilizarlo es moliéndolo primero y aplicarlo directamente sobre la piel dos veces al día y durante media hora aproximadamente. Es recomendable consumir altas cantidades de ajo con las comidas.

Bicarbonato de sodio/soda

Actúa como un exfoliante gentil, limpiando, purificando y desintoxicando los poros y eliminando las células muertas, también cuenta con propiedades antiinflamatorias y antisépticas, y equilibra el pH de la piel. Comúnmente es utilizado junto con otros ingredientes naturales como el aceite de coco, canela y miel, y jugo de limón. Se puede aplicar todos los días de la semana durante 5 minutos.

Tomate o jitomate

La acidez que contiene esta fruta es la perfecta para atacar a los puntos negros. Se aplica a la zona afectada cortando un trozo y frotándolo gentilmente sobre ella. Lo que hace es abrir los poros y limpiar impurezas, aclarando la piel en el camino. Utilízala por 20 minutos aproximadamente y retira con agua fría. Remedio recomendado especialmente para las pieles grasas.

Cilantro y cúrcuma

Machaca o corta en pequeños trozos un puñal de cilantro fresco y agrégale la cúrcuma en polvo, haz una pasta consistente y aplícala en la zona con acné. Utilizarla de noche y lavando la cara o zona primero. Es eficaz contra los granos y puntos negros.

Pasta dental

La pasta dental como remedio anti acné es tema de debate y controversia para muchos especialistas. Utilizándolo con un límite claro es la manera más recomendable. Utilízala solo por la noche y durante máximo 15 minutos. Aplícala con un pequeño pincel directamente sobre la materia del grano, no sobre la piel. Esto lo que hace es secar mas rápidamente el grano.

Tampoco es recomendable que se utilice en puntos negros porque suele ser pequeño con relación a la aplicación y puede provocar irritación.

Almidón de maíz

El almidón de maíz o en otros lugares llamado también fécula de maíz y Maicena, es un polvo comúnmente utilizado para espesar salsas en casa. Para el propósito que buscamos se debe mezclar con una mínima cantidad de agua, aplicar y dejar secar sobre la zona. Esto lo que hace es absorber la grasa o aceite. Recomendado para pieles grasas.