El uso de drogas para la mejoría de enfermedades y condiciones físicas no es algo raro. Esto sucede principalmente en la homeopatía, donde se emplean venenos y sustancias tóxicas para ayudar a los pacientes con diferentes enfermedades. Tal es el caso del medicamento hoemopático Opium o también conocido como Opio.

El opium, es una mezcla de diferentes sustancia que provienen de una planta llamada Papaver somniferum o adormidera, la cual es una especie de amapola de la que se extrae la morfina y otras sustancias que se utilizan como drogas.

Esta planta crece solo una vez al año debido a su ciclo y florece entre los meses de abril y junio. Solo se puede extraer el opio muchas plantas ya han florecido.

cabeza de amapola

Cabeza de amapola.

El opio es utilizado como medicina desde el Antiguo Egipto donde existen jeroglíficos que muestran que estas cabezas se utilizaban como analgésico o calmante. Se administraban por vía oral, recta y como una pomada.

Es interesante notar que los egipcios utilizaban el opio para hacer que los bebes no lloraran muy fuerte.

Por otro lado, los griegos lo utilizaban para aliviar el dolor de muelas, para detener la diarrea y como infusión para dormir.

Para extraer el opio de la planta se deben hacer incisiones en las cabezas de la planta mientras aún están verdes. Cuando se realizan los cortes, la planta derrama una especie de látex blanco y lechoso, este se seca y se convierte en una suerte de resina.

Al momento cosechar el opio, se puede dejar secar por un tiempo mayor y se convertirá en una piedra cristalina donde se concentran todos los alcaloides.

 

Compuestos del Opio

El opio, como ya mencionamos se conforman de alcaloides que son los derivados de aminoácidos, fenilalanina y tirosina presentes en el metabolismo de la amapola.

También presenta fenantrenos o Morfinanos de los cuales se derivan la  heroína, codeína, tebaína.

Otro componente son las Benzilisoquinoleínas de las cuales se puede extraer la narcotina, papaverina, narceína y noscapina.

El método correcto de extracción es recoger la planta sin incluir la raíz ni las hojas, se tritura y diluye con ácidos. Esto se hace para secar la planta.

 

Para que sirve el opium

El opium se puede utilizar de diferentes formas. Se puede fumar, hacer infusiones o tomar como medicamento.

El opium como medicamento puede servir para el tratamiento de enfermedades ocasionadas por sustos o traumas vividos, lo que hace que el paciente sienta de forma persistente pánico, ansiedad o temer por lo ocurrido.

Se prescribe el opium cuando se tratan pacientes que presentan alcoholismo crónico y han comenzado a disminuir la cantidad de alcohol que consumen. También se utiliza luego de una cirugía para que el paciente salga de la anestesia rápido.

Otros usos terapéuticos del opium pueden aplicarse a personas con adicciones o con toxicomanía, además sirve para tratar la insolación.

amapola floreciendo

Amapola floreciendo.

 

Características del Opium

Lo bueno del Opium es que, debido a sus alcaloides, puede ayudar a diversas enfermedades o padecimientos si se toma de la forma correcta.

Por ejemplo, puede serle muy útil si desea minimizar las secreciones del cuerpo, a excepción de las transpiraciones y la producción de leche luego del parto. La ingesta del opium genera calor, por lo que las transpiraciones aumentarán.

Cuando la persona ingesta opium puede presentar cara enrojecida con transpiraciones muy calientes, somnolencia pero sin conciliar el sueño y pupilas contraídas.

La persona no presenta dolor de ningún tipo ni se queja de algún problema que tenga aun cuando los signos indiquen que debe estar sufriendo. Así mismo puede estar inconsciente aun cuando está despierto, no reacciona y presenta poca actividad mental o física, no hay respuesta ante estímulos y la respiración se torna lenta. En algunos casos se presenta parálisis en diversas zonas de cuerpo.

El opium también tiene la característica de hacer que los órganos sensoriales se activen de forma extrema, al punto que el más mínimo ruido puede despertar a la persona. Se presenta una sed extrema y no hay coordinación de pensamientos en la persona.

Estos síntomas solo mejoran ante la presencia de aire fresco y brisas frías; suelen empeorar si hay un clima muy caliente.

 

Propiedades del Opium

Opium presenta propiedades analgésicas y sedantes muy potentes, como pudimos notar entre sus características. Se utiliza para suprimir el dolor intenso que otros analgésicos no pueden calmar.

La morfina, por ejemplo, es un analgésico que se deriva del opio y actúa en el sistema nervioso  y en los receptores opioides de la médula espinal y vientre. Por lo que la morfina es capaz de reemplazar los péptidos endógenos, endorfinas y encefalinas que son los inhibidores del dolor propios del organismo humano.

Por otro lado, tenemos que la codeína, también derivado del opio, puede actuar como un analgésico pero central; además la codeína presenta un grado toxicológico mucho menor que otros componentes derivados del opio que también son analgésicos.

Las propiedades como sedante del opio se reflejan con somnolencia, por lo que la persona puede pasar largos periodos de sueño continuo.  Por lo tanto, el opium se utiliza como remedio homeopático para el insomnio.

También tiene otros usos homeopáticos ya que funciona como antiespasmódico; así que si se administra en dosis muy pequeñas puede ser beneficioso en la fitoterapia.  Por otro lado, si se utiliza la tintura anisada, sirve como medicamento homeopático para la diarrea; o si así lo preferimos, podemos tomar Opium en gránulos para el tratamiento de estreñimiento.

Los homeópatas recomiendan Opium cuando la persona pasa por un largo periodo de innubilación o problemas de concentración luego de una anestesia general, o en casos de obstrucción en el transito intestina como resultado de una cirugía.

 

Dosis recomendada para el Opium

Ya vimos para qué sirve el Opium y sus diferentes reacciones en el organismo. Ahora es momento de conocer la dosis indicada para los pacientes de acuerdo a su padecimiento.

Debido a que del opium se extraen de ciertas drogas ilegales, debemos tener cuidado con la cantidad de opio que consumimos, ya que puede ser muy dañino para nuestra salud. Lo más recomendable es tomar el Opium en dosis muy muy bajas para evitar la dependencia al medicamento homeopático.

Si queremos utilizar el opium para casos de innubilación, se debe tomar una cantidad no  mayor a 5 gránulos de opium 30CH máximo 3 veces al día y debe detener su consumo una vez que desaparezcan los síntomas.

Frasco de medicamento homeopático opium

Frasco de medicamento homeopático opium.

Si es en caso de obstrucción intestinal o reanudación del tracto intestinal, puede tomar 5 gránulos de Opium 9CH 3 veces al día hasta que se regularicen sus funciones.

En caso de un bebe recién nacido que presenta pocas fuerza y no quiera comer puede utilizar una sola dosis de Opium 15ch y el pequeño comenzará a mamar de la leche materna y estará más despierto.