Medicamento homeopático Bórax. Muchos son los componentes que se utilizan para la medicina homeopática. Es común utilizar minerales de diferentes tipos, como la sal. Pero hay sales muy particulares como el bórax; por ello, hablaremos de su uso en la medicina.

Silicato de Boro

Silicato de Boro.

El Bórax, científicamente llamado borato de sodio o tetraborato de sodio, es un compuesto proveniente del boro. Se trata de un cristal blanco que se disuelve fácilmente con el agua y que, si se deja secar al aire, este se convierte en tincalconita.

Este mineral se forma en los lugares donde ocurre una evaporación continua de lagos. Sus depósitos naturales se encuentran en California, Bolivia, zonas nortes de Chile y el Tibet.

Se le conoce en la Homeopatía como Natrum Boracicum, un medicamento que ha pasado por una serie de experimentos muy positivos para el tratamiento de fiebres inflamatorias, hemorragias, espasmos y epilepsia.

Gracias a su comportamiento anfótero en una solución, ayuda a regular el pH en productos químicos o diluciones con cases acuosas. Este mineral tiene la propiedad de disolver oxidos metálicos cuando se fusiona con ellos.

Indicaciones para Bórax

El Bórax es un remedio homeopático para tratar el vértigo y el pánico a los movimientos en descenso; sensaciones que por lo general crean ansiedad en las personas.

Se puede administrar en bebés pequeños que lloran al momento de sacarlos de la cuna, aquellos que tienen pánico a bajar las escaleras o toboganes. También en niños pequeños con híper sensibilidad a ruidos o sustos mínimos.

Por su parte, es especialmente efectivo en enfermedades dermatológicas y estomacales, también patologías en la mucosa de boca y encías.

Por lo general, la potencia que se prescribe a las personas que padecen casos de patologías en la piel y boca es de Bórax 9CH o 15CH (El médico homeópata establece la dosis indicada).

Este medicamento funciona perfectamente en la curación de aftas o erupciones cutáneas, ya que son lesiones en modo de úlceras que se manifiestan mayormente en niños. Estas se encuentran entre las encías y los labios, así como en los alrededores de la boca.

Así mismo, la cinetosis o trastorno de mareo por movimiento, puede ser tratado con Bórax. Esta enfermedad que se manifiesta con vómitos, vértigo, sudoración, salivación constante y excesiva, ansiedad y malestar por náuseas, encuentra alivio cuando se administra Bórax al paciente.

Medicamento homeopático Borax

Medicamento homeopático Borax.

Otras patologías en las que puede ser de gran utilidad es en la psoriasis, herpes genitales y erupción dentaria.

Otras patologías asociadas al Bórax:

  • Dolor en la parte derecha del pecho, con sensación de puntadas.
  • Piel enfermiza, presencia de bultos o vesículas supurantes.
  • Inflamación en los ojos, enrojecimiento de los bordes y ojos pegados de noche.
  • Irritabilidad
  • Diarrea
  • Hipersensibilidad a ruidos
  • Trastornos del sueño
  • Dolor del seno contrario con el que se amamanta, en el caso de mujeres en periodo de lactancia.
  • Menstruaciones dolorosas y abundantes.

Efectos fisiológicos propios del Bórax

Muchos son los efectos fisiológicos que pueden ser producto del Bórax sin ningún tipo de disoluciones, como por ejemplo el frío durante la fiebre, el sueño incómodo por el calor interno y somnolencia durante un malestar.

La cefalalgia cuando se produce una sensación de congestión, vértigos o desvanecimiento entre sus síntomas; además, los dolores de excoriación o ardor en los ojos, labios, nariz o vulva y también ante expectoraciones con sangre o epistaxis.

Sensación de ardor en los pies o manos. Por lo general los efectos comunes del bórax, se agravan en climas húmedos y se caracterizan por debilidad en articulaciones y palidez.

quemadura de piel

Otros efectos son las lesiones superficiales en tejidos, renovación de heridas ya curadas, ulceras en la piel e inervación orgánica. También se presentan ulceraciones en la nariz o costras, incremento el acné en diferentes del cuerpo, inflamaciones en las piernas. Leucorreas corrosivas y erupciones herpéticas.

Cabe destacar que una vez que el bórax se utiliza de forma adecuada, puede combatir cada una de estas enfermedades.

Efectos terapéuticos del Bórax

Hemos encontrado que el Bórax tiene gran utilidad en enfermedades gástricas, como la gastro-enteritis. En especial cuando se trata de niños con borborigmos y cólicos intensos y violentos. También calor en la cabeza, boca quemante, vesículas en diferentes áreas.

El bórax se aplica en los niños con aftas o muguet solo después que el tratamiento de mercurio o cinabrio no ha funcionado. Esto para completar la curación del problema. Cuando se tratan las aftas en adultos, especialmente cuando son sangrantes, se debe elegir otro medicamento como el arsénico, thuya, o ácido clorhídrico.

Al presentarse alteraciones en el borde de los párpados o inversión de las pestañas, así como fluxiones asténicas. Por otro lado, si se presentan inactividad en el sistema linfático con secreciones aumentadas.

El bórax es sumamente efectivo cuando se presenta reblandecimiento de la mucosa bronquial, en casos de diarrea espumosa. Se utiliza el Bórax en los infartos de matriz inercia para expulsar la placenta, contracciones de parto irregulares o en extremo dolorosas.

Dosis Comunes para el medicamento homeopático Bórax

Como vimos, son muchas las afecciones para las que puede servir el Bórax. Pero también vimos sus efectos fisiológicos en caso de ingesta sin prescripción o dosis establecida. Por lo que debemos destacar que la dosis común para tratar cualquier patología que un individuo presente, no debe sobrepasar los 5 gránulos.

Ahora bien, la forma en la que se distribuirá la dosis y el tiempo del tratamiento, varía de acuerdo a la afección que se padezca. En términos generales, se prescribe una dosis de borato sódico 9CH para tratar el herpes genital, úlceras orales o aftas. Esta dosis se debe repetir cada dos horas, apenas aparezcan los síntomas o erupciones. Se debe tomar el Bórax continuamente hasta el momento de la desaparición del problema.

En el caso de cinetosis, debe ingerir Bórax 9CH o 15 CH cada hora, durante el viaje que realiza, esto debe hacerse hasta que los síntomas desaparezcan por completo.

No importa lo que sea que nos afecte, debemos seguir las instrucciones que nos dará el médico homeópata. No recomendamos la ingesta de ningún medicamento homeopático hasta que un experto determine las enfermedades que padece y le indique una receta médica específica con productos homeopáticos.

Es preciso seguir las indicaciones, ya que de no hacerlo podríamos empeorar cualquier condición que tengamos, debido a que estos productos son pequeñas dosis o diluciones de plantas y minerales que causan efectos iguales a los que sufrimos en una dosis normal.