El medicamento homeopático Árnica está compuesto de un género con más de 30 especies de plantas perennes, herbáceas, estas pertenecen a la familia de las asteráceas. Es una planta alargada sin ramificación con formas ovaladas o elípticas algo peluda de color amarillo o naranja.

Esta planta proviene de las regiones montañosas de América del Norte o prados o zonas de pastos de montaña. Se reconoce con dos nombres: Árnica angustifolia y Árnica montana. Crece en suelos con poca producción de cal y nitrógeno y suelos ácidos.

El árnica tiene diversos usos gracias a que se componen de helenalina que es un ingrediente en la preparación de antiinflamatorios para contusiones y golpes. El propósito del árnica como medicamento es aliviar el dolor causado por magulladuras, torceduras o hematomas.

Por su parte, tiene derivados del timol en sus raíces,  este componente funciona como vasodilatador de los capilares sanguíneos subcutáneos. Su uso más común y comercial es en ungüentos y pomadas para torceduras.

Sin embargo, hay otro uso poco frecuente que es el de fumar la planta como una sustancia negra que produce un olor muy placentero y dulce. Si se reducen las hojas a un polvo estas pueden producir estornudos.

Flor de árnica amarilla

Flor de árnica amarilla.

 

Propiedades del Árnica

Es conveniente saber los componentes del árnica, ya que es gracias a ellos que se obtienen las acciones medicinales. El árnica es una planta que contiene triterpenos, flavonoides, fenoles, fitosteroles, cumarinas, carotenos y taninos; además, contiene arcinina como un principio amargo. Gracias a estos compuestos se deriva su función como fungicida, astringente, antiagregante plaquetario, antiespasmódico y rubefaciente. También funciona como sedante inmunoestimulante y analgésico.

En la homeopatía es uno de los más utilizados para tratar esguinces y dolores musculares en general. Además, produce gran alivio cuando se utiliza como un tratamiento complementario para los huesos, tendones y músculos.

Entre las principales enfermedades para las que el Árnica puede ser de utilidad está la artritis reumatoide. A su vez es un potente aliado contra las estrías propias del embarazo.

Por su parte, funciona como un analgésico ya que alivia dolores musculares y dolor de cabeza (se coloca una pequeña cantidad en las sienes y frente mientras se masajea suavemente). Trabaja como antiinflamatorio ya que reduce la hinchazón de forma temporal en las lesiones y moretones; todo gracias a su compuesto de helenalina.

El árnica combate también los problemas microbianos que causan irritaciones leves en la piel, pero que resultan muy molestas. Uno de sus grandes propiedades es que puede estimular la circulación sanguínea. Al aumentar el flujo de sangre en la zona donde fue aplicada puede ayudar a desaparecer los moretones o hematomas, evitando también que se formen más adelante.

 

Beneficios del Árnica

Aparte de sus beneficios como analgésico, el árnica puede ayudarnos a aliviar las molestias comunes luego de una cirugía ya que puede a bajar la hinchazón y mejorar rápidamente los moretones.

Otro beneficio que obtenemos del árnica es que sirve como antibiótico para problemas bucales. Se puede utilizar la planta en un enjuague bucal y hacer gárgaras. No se debe ingerir el producto bajo ninguna circunstancia, pero con su efecto antibiótico eliminara las bacterias causantes de diversas enfermedades bucales.

 

Indicaciones del Árnica

El árnica se utiliza como  un ungüento, o gel o aceite. No debe ingerirse como un medicamento común en estas presentaciones. Esta pomada de Árnica sirve para golpes y contusiones, mejorando la apariencia de moretones, disminuyendo el tamaño de chichones y aliviando el dolor.

En casos de ampollas abiertas, puede actuar como antiinflamatorio aliviando el dolor, y sus propiedades antibacterianas no permitirán que esta se infecte. Se utiliza en desgarros musculares, moretones en los ojos, luxaciones, artritis reumatoide, úlceras no abiertas, acné o lesiones en la piel.

Al mismo tiempo, se utiliza como champú natural para el cabello, ya que se mezcla con diversos aceites y una fórmula de champú común. Esta mezcla rejuvenece y fortalece el cabello.

También cuenta con la función de enjuague bucal para eliminar aftas de la boca y encías; además alivia la piorrea de los dientes. Su uso como gárgaras, permite que eliminen las bacterias causantes de la faringitis o anginas.

En la higiene íntima de la mujer, se puede utilizar como lavado vaginal en casos de pico en dicha zona.

Medicamento homeopático Árnica Montana

Medicamento homeopático Árnica Montana.

En la homeopatía se utiliza el árnica con dosis de media dilución para tratar la epilepsia, mareos productos de viajes en el mar. También se utiliza como medicamento de vía oral para aumentar el fluido de la sangre en las arterias coronarias. Esto solo en pacientes que han sufrido de anginas de pecho.

Factores a considerar antes del uso del árnica

El uso del árnica como infusión es bastante común debido a que no resulta peligrosa al ingerirse luego de su preparación, pero ciertamente el proceso de dilución requiere esfuerzo y asesoría en su uso. Sin embargo, dicho esfuerzo también requiere capacitación y asesoría sino somos diestros en la preparación.

Por ejemplo, no es lo mismo dilución que infusión. Para muchos los términos son iguales; sin embargo, a diferencia de los beneficios que brinda el árnica ya preparada en modo de dilución, si se prepara como infusión puede ocurrir lo siguiente:

  • Diarrea y vómitos.
  • Aumento de malestares o aparición de malestar general.
  • Desencadenamiento de nerviosismo.
  • Muerte, en caso de exceso o abuso de su consumo.

Por estas razones no debemos confiarnos en el uso de este medicamento. Siempre debemos tener presente que su uso es externo, si se presenta como pomada. Si bien algunos medicamentos son para ingestión, estos son preparados bajo estrictos controles para evitar exponer a quienes los consumen a los grados de toxicidad que llevan a los síntomas antes mencionados.

Pomo de árnica 100% natural

Pomo de árnica 100% natural

Un último a factor a considerar en la aplicación o uso del árnica, es el tipo de piel de cada paciente. En los casos de piel común no suelen presentarse inconvenientes por su uso; pero para aquellos que tienen piel sensible, la aplicación en forma de pomada, aceite, crema u otras presentaciones, puede conllevar a reacciones negativas.

Por esto, si comenzamos a ver síntomas de abrasión de cualquier grado (ampollas, dermatitis, hinchazón, etc.), debemos solicitar información sobre el tratamiento homeopático o natural y los cambios que se deben hacer en él luego de explicar la aparición de estos síntomas.

En algunos casos, no es sólo reacción por el tipo de piel; puede que sea por alergia a la planta, heridas en la piel que no se han curado o aplicación en zonas en las que se presenta sangrado. En estos últimos casos, lejos de solo moderar su uso, debe cancelar su aplicación para evitar intoxicaciones.